jueves, 13 de diciembre de 2012


LEYENDAS MEXICANAS DE TERROR
Los duendes: san Luis potosí
La banda la típica estaba integrada por personajes de triste aspecto, pero muy pintoresco, tanto, merecieran una foto en una afamada revista mexicana de antropología. Para empezar, estaba el director artístico y cantante: Nicandro López. También vivía entonces el del tambor: el gordo  fajardo, siempre alegre, y su hermano el de la tarola, un muchacho delgadito y de aspecto siempre soñoliento conocido simplemente como el tomas. Además, había otros cuatro de los que tiene escasa memoria y quienes e encargaba delos instrumentos de viento.
Los sobrevivientes de los extraños sucesos que vamos a referir nunca quisieron volver ala región en estos tuvieron lugar.
-¡baaanda la típica! – grito por el micrófono el chocolate, el apoderado legal del conjunto musical, cuando presentaron  en temazunchale, en ovación de una delas fiestas patronales mas importantes del pueblo, la de san Juan bautista. El ecobiajo raudo por la reserva alta el ancho rio. El sonido estrambótico que vino después sacudiría también los cerros, molestando especialmente a unos hombrecillos malignos que habitaban en los arboles de gordo follaje.
Ya los enanos ya se enojaron
Por que a la nana la pellizcaron…
Se hacen chiquitos
Se hacen grandotes,
Hacen la rueda a los guajolotes.
Los traviesos y malvados duendecillos, de hábitos nocturnos, se despertaron mucho antes del crepúsculo y molestos se preguntaron quien hablaba haci de ellos.
-¿y la nana, cual nana?
- pues seria la de casa del regidor Corcuera. ¿Recuerdas? –pregunto con la mirada un donde viejo a otro mas viejo aun. La pellizcaron, si, la pellizcaron hasta matarla. Pero es que era tan linda, con su exceso se peso, pero por ello le sobrevino el infarto, tras el miedo y el arto coraje que tenía al no podérselos quitar de encima. Y Nicandro seguía cantando:
Ya los enanos no son de aquí,
Ya los enanos son de allá arriba
Pues chava los trajo a qui
Y se lo trajo en su barriga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada